martes, 26 de febrero de 2008

Rajoy: Como mucho, un buen jefe de la oposición

Por fin hubo debate, y fue posible porque los socialistas nos empeñamos en ello. Insistimos, lo promovimos y no caímos en la trampa de sucumbir ante las torticeras fórmulas que proponía el PP -jugando con la posibilidad de que finalmente no se produjera y pudieran echarle la culpa al PSOE-.

Fue un gran debate. Los telespectadores y analistas coincidieron en que Zapatero fue el ganador. Yo añadiría que también ganó la sociedad española.

Lo que se jugaba ayer era la credibilidad de los dos líderes, y Rajoy volvió a mostrar su rostro de oposición dura, en ningún momento se dibujo en su discurso el más mínimos gesto de un jefe de Gobierno.

Rajoy fue el de siempre, no el que se ha inventado en las últimas semanas del rostro amable y conciliador, sino el jefe de la oposición que ha sembrado la bronca durante cuatro años, que ha utilizado el terrorismo y a sus víctimas con fines partidistas, el narrador de una tragedia que amenazaba, no ya con romper, sino con hundir a España en el abismo de la historia.

Ayer vimos a un jefe de la oposición agresivo, duro, hostil… Y detrás de su agresividad, hostilidad y falsedad, no había proyecto, no había propuestas. Una persona que aspira a presidir un país no actúa como lo hizo Mariano Rajoy. Pero ése es el jefe de la oposición que tenemos, ni más ni menos, y me alegro de que en el debate se le cayera la careta del talante falso. Se acabó el Carnaval.

José Luis Rodríguez Zapatero fue el presidente que ha sido durante estos cuatro años. Una persona fiable porque cree en lo que hace, y lo ha demostrado cumpliendo con sus compromisos. Detrás de Zapatero está Zapatero y todo el PSOE.

Rajoy cerró su intervención aludiendo a una niña española por la que él trabajaría para que tuviera unos “padres” (el lenguaje sexista juega esas malas pasadas) con trabajo y una vivienda, orgullosa de su país… Estoy convencida de que esa niña, que crecerá en un país democrático y referente en el mundo por su defensa de los derechos, la paz y las libertades, cuando cumpla 18 años, votará PSOE.

8 comentarios:

Alejandro dijo...

Elena,
El Rajoy de ayer fue el peor Rajoy de todos los tiempos...Intantando hacer populismos baratos y sentimentalismos irracionales no hizo mas que caer en el mayor de los ridiculos...Con un discurso racista, xenofobo y sectario
Zapatero no fue ayer mejor o peor que otro dia cualquiera...Fue simplemente el...Democrata, sincero, ideologico, con ideas, con proyectos...Zapatero en estado puro...
Animo, companera !!

M.G dijo...

Queridos amigos,
merecen cuatro años más de oposición.

Anoche al terminar el debate me auto-exigí madurar esos momentos dados en la
Academia,para valorar pasadas unas ho-
ras.
Mi percepción respecto a Zapatero y su
actitud ,diría que se comportó como un
político de nivel superior y hombre de
Estado.
Sin embargo ,el líder del PP me pareció
un vocero, un charlatán de feria. Su
talla politica quedó anoche reflejada,
ganó el debate sin duda en agresividad,
demagogia, populismo.....NIVEL CERO.

24 HORAS después, felicito a Zapatero
por no haber dado un puñetazo encima de la mesa y exigir rectificación a Rajoy
por sus palabras respecto a las vícti-
mas del terrorismo y su miserable utili-
zación.

Estamos en el camino amigos, sigamos trabajando.
Saludos. Un abrazo Elena

txantxangorri dijo...

plas, plas, plas, plas, plas... ¡por el título!

El mejor y más directo resumen de un debate que no vi, y del que sé demasiado, ya, aún sin quererlo.

De todos modos, no era difícil de imaginar a Rajoy erre que erre que erre, con ideas sin argumentos, de derecha, derecha, derecha; de autoconsumo vamos.

Más difícil lo tenía ZP que tenía que argumentar... con poco tiempo.

... y eso que no lo vi (aunque adivinase el resultado, antes --> autopropaganda).

un saludo

carmen salinas gran dijo...

Se me ocurren algunas reflexiones sobre el reciente debate que suscitó tanto interés entre mis compatriotas a quienes por cierto, yo creía mas alejados de la política.Esta es mi impresión, en una hora y media, no se pueden tocar tantos temas importantes, porque hay que dedicarles dos minutos y quedan muy superficialmente tratados. Resultan como pequeñas escaramuzas de las que parece salir vencedor el mas agresivo. Para próximas campañas ¿No sería deseable organizar debates monográficos al estilo del del Sr. Solbes y Sr. Pizarro?. Yo que soy una apasionada de la Política con mayúsculas me encantaría disfrutar además de la dialéctica del Sr. Zapatero, de la del Sr. Rubalcaba, del citado Sr. Solbes y otros.. En el otro bando, que no es el mío, hay también personas de indudable talla intelectual cuya confrontación podría resultar muy interesante, además de quizá, acercar y hacer mas atractiva la política a algunos ciudadanos que ahora viven de espaldas a ella. Todo esto en la confianza de que en la próxima legislatura, haya desaparecido, por inútil, la tácticadel insulto. A lo mejor soy una ilusa.

carmen salinas gran dijo...

Se me ocurren algunas reflexiones sobre el reciente debate que suscitó tanto interés entre mis compatriotas a quienes por cierto, yo creía mas alejados de la política.Esta es mi impresión, en una hora y media, no se pueden tocar tantos temas importantes, porque hay que dedicarles dos minutos y quedan muy superficialmente tratados. Resultan como pequeñas escaramuzas de las que parece salir vencedor el mas agresivo. Para próximas campañas ¿No sería deseable organizar debates monográficos al estilo del del Sr. Solbes y Sr. Pizarro?. Yo que soy una apasionada de la Política con mayúsculas me encantaría disfrutar además de la dialéctica del Sr. Zapatero, de la del Sr. Rubalcaba, del citado Sr. Solbes y otros.. En el otro bando, que no es el mío, hay también personas de indudable talla intelectual cuya confrontación podría resultar muy interesante, además de quizá, acercar y hacer mas atractiva la política a algunos ciudadanos que ahora viven de espaldas a ella. Todo esto en la confianza de que en la próxima legislatura, haya desaparecido, por inútil, la tácticadel insulto. A lo mejor soy una ilusa.

carmen salinas gran dijo...

Se me ocurren algunas reflexiones sobre el reciente debate que suscitó tanto interés entre mis compatriotas a quienes por cierto, yo creía mas alejados de la política.Esta es mi impresión, en una hora y media, no se pueden tocar tantos temas importantes, porque hay que dedicarles dos minutos y quedan muy superficialmente tratados. Resultan como pequeñas escaramuzas de las que parece salir vencedor el mas agresivo. Para próximas campañas ¿No sería deseable organizar debates monográficos al estilo del del Sr. Solbes y Sr. Pizarro?. Yo que soy una apasionada de la Política con mayúsculas me encantaría disfrutar además de la dialéctica del Sr. Zapatero, de la del Sr. Rubalcaba, del citado Sr. Solbes y otros.. En el otro bando, que no es el mío, hay también personas de indudable talla intelectual cuya confrontación podría resultar muy interesante, además de quizá, acercar y hacer mas atractiva la política a algunos ciudadanos que ahora viven de espaldas a ella. Todo esto en la confianza de que en la próxima legislatura, haya desaparecido, por inútil, la tácticadel insulto. A lo mejor soy una ilusa.

Rebeka dijo...

Que penq no estar por Madrid para oir los comentarios de los peperos tras el debate.
Lo de la nina fue muy fuerte, me gustaria saber que se ha dicho en Madrid sobre esto.
Animo para la campana y un beso,
Rebeca

MariaLCG dijo...

Estimada Elena:
Puedo estar de acuerdo con tu valoración del debate, pero no con el título de tu entrada. Siempre he sido socialista pero eso no quita que quiera una derecha centrada, respetuosa, tolerante, seria, que sepa hacer oposición y que se oponga a nosotros con ideas y proyectos. No quiero un jefe de la oposición que insulta en el Congreso y en la televisión, que miente, que le gusta armar broncas, que no apora ninguna idea o proyecto alternativo, que dice "no" a cualquier cosa incluso a temas que siempre han sido considerados "cuestiones de Estado" donde Gobierno y oposición han ido unidos. En otras palabras, no quiero otros cuatro años más un jefe de la oposición com Mariano Rajoy. Y, por supuesto, mucho menos como Zaplana y Acebes. Yo creo que los ciudadanos de derecha se merecen un partido moderno, de tipo europeo, serio y demócrata. Y no lo tienen.
Un abrazo,
Maria