miércoles, 1 de agosto de 2007

El buen ciudadano* no nace, se hace

¿Te ha quedado alguna? Ésa es -¿recordáis?- la pregunta habitual que soportan los estudiantes durante el verano... Lo más frecuente, al menos en mi época, era catear Mates, Química, Física o Latín.

El verano que viene, podemos encontrarnos con la siguiente respuesta: "Me ha quedado solo Ciudadanía -así llamarán, seguro, a la asignatura Educación para la Ciudadanía-. Es que mis padres no me han dejado seguir las clases, han objetado, menudo palo, tía!".

Pero, si dada la naturaleza rebelde de los adolescentes, éstos deciden llevarles la contraria a sus progenitores y aprueban con honores la "maldita asignatura". ¿Imaginan el disgusto para ese padre y esa madre? Su hijo o hija habrá sido captado intelectualmente por el "Gran Hermano" socialista, que pretende manipular a una juventud sana para convertir a todos en maricones o lesbianas, o en rojos peligrosos amigos del vicio y la depravación!!!

Absurdo, anacrónico y tergiversado... el debate lanzado por el PP y la Iglesia Católica es antiguo, oscuro, inquisitorial y falso. Parece mentira que a estas alturas del siglo haya que defender la necesidad de enseñar contenidos de ciudadanía en los colegios españoles.

Ningún líder (o lideresa) del PP ha dado un solo argumento razonable para oponerse a la asignatura. ¿Es alguno de ellos capaz de citar un párrafo de los manuales que están en las librerías en los que hayan encontrado propaganda o ideología distinta a la que expresan nuestra Constitución y nuestras leyes fundamentales?

Quienes hayan tenido interés por leer el contenido de la materia antes de opinar, habrán comprobado que los contenidos se refieren a la igualdad, a la libertad, la convivencia en paz, la solidaridad , el respeto al otro… en definitiva, valores democráticos y cívicos que conviene enseñar a nuestros niños y niñas. Porque, parafraseando a la buena de Simone, el buen ciudadano no nace, se hace sobre los sólidos pilares de nuestro Estado de derecho.

A mi hija Natalie ya no le toca, pero sí a Javichu. El año que viene espero que saque un super 10 en Educación para la Ciudadanía y que eche una mano a sus colegas si es que algún padre o madre decide no dejarles aprender una de las asignaturas más importantes para su formación y, por tanto, para su futuro (y el de los demás).

*entiéndase ciudadanía

16 comentarios:

merce dijo...

Más que la Iglesia católica en general, los que se oponen a la asignatura son los de siempre, la jerarquía eclesiástica. Numerosos movimientos católicos y cristianos en general apoyan la asignetura. En los colegios pertenecientes a la CONFER (Confederación de enseñantes de religión), van a dar la asignatura, aún que están recibiendo presiones de la cúpula católica. El colegio de mis hijos, salesiano, va a dar la asignatura, que además la directora, monja, ha descrito como una asignatura preciosa y necesaria. Los mandamases de la Iglesia están cada vez más lejos de la sociedad y más cerca del PP...

Ramon dijo...

Se ve que no se puede estar en contra de una decisión del Gobierno. La izquierda siempre tan democrática...

Anónimo dijo...

l@s buen@s ciudadan@s se hacen, pero .. ¿cómo?

Mi apoyo a la asignatura “Educación para la ciudadanía” es tan fuerte como mi desasosiego.

Considero que en estos momentos es imprescindible abordar los contenidos (sobre la libertad y la responsabilidad en la toma de decisiones, los derechos del niñ@, el reconocimiento y aprecio de las diferencias de género, la expresión y el control de las emociones, la identificación de rasgos de diversidad cultural y religiosa, los principios de convivencia establecidos por la Constitución y los hábitos cívicos, entre otros) que aprobó el Ministerio de Educación para procurar que la sociedad esté formada por ciudadan@s conscientes de sus derechos y deberes y con una moral cívica en defensa de lo colectivo.

Por este motivo, quiero compartir con vosotr@s mi preocupación, por que me temo, que una vez más las buenas intenciones se quedarán estrictamente en eso. Y no me estoy refiriendo a lo que se vaya a impartir en colegios privados y concertados, sino que mi angustia se refiere a los centros públicos, los que en teoría no van a ofrecer un rechazo frontal a esta asignatura.

El profesorado responsable de transmitir estos conocimientos y fundamentalmente estas actitudes, es el mismo que, como demuestran numerosos estudios de universidades e incluso del propio Ministerio, todavía mantiene en un porcentaje significativo actitudes racistas, machistas y homófobas.

Tras varios años de trabajo en las aulas con programas de prevención de violencia de género, no puedo ocultar mi contrariedad al reflexionar sobre los futuros resultados de una asignatura que estará en manos de quienes actualmente están impartiendo clase en colegios e institutos. Algunos de est@s profesionales presentan motivación e interés personal por estos contenidos, y son precisamente quienes más discrepancias mantienen frente a las actitudes de la mayoría de compañer@s, pero en general, ni maestr@s ni profesor@s han abordado en su formación estos contenidos, tampoco han sido examinados de ellos y ni siquiera fueron valorados en el proceso selectivo para obtener su empleo.

Tal y como pasó anteriormente al intentar introducir la coeducación en la escuela, esta iniciativa se quedará en agua de borrajas si el ministerio no hace nada para evitarlo, pequeños grupos de profesor@s llevarán a cabo proyectos pedagógicos realmente valiosos y el resto seguirán como hasta ahora, transmitiendo desde las aulas actitudes machistas, racistas y homófobas (en la misma medida que el resto de la población).

Susana

Anónimo dijo...

Lo normal en cualquier paìs democràtico es que el gobierno a traves del ministerio de educaciòn, de el visto bueno a una asignatura como "Educaciòn para la ciudadanìa", con el mero objetivo de formar a la juventud para ser mejores ciudadanos.
Que la jerarquìa eclesiàtica estè en contra, es solo esta una forma de sentirse herida como si la iglesia tuviese la absoluta exclusividad de la enseñanza en España.Quizà un dìa la tuvieron pero ya han pasado muchos años desde que esto ocurriò.
La iglesia es hipocrita en su interior.Predican lo que no sienten
y se escudan en un crusifijo que representa a Jesùs. Y se distingue de otras religiones solo por el mero hecho de aceptar y defender la virginidad de Marìa.
Yo me pregunto como se puede ser de derecha cuando llevamos colga-- do un crusifijo que representa a Jesùs hijo del carpintero Josè.
Una familia humilde y pobre.
La iglesia debiera de centrarse hacer la mejor labor posible en beneficio del ciudadano.
Actualmente, està desfasada.Y digo desfasada por los escàndalos sexuales que cada vez se dan con màs frecuencia.Por la riqueza del Vaticano.Porla no aceptaciòn del matrimonio en el sacerdocio.Y porque ya hace mucho tiempo que se apartaron de la buena administraciòn de los sacramentos.
Muchas Iglesias por su ubicaciòn actual debieran ser bibliotecas en vez de Iglesias.
El sitio ideal de una iglesia es estar ubicada junto al camposanto, es decir el cementerio.Para que de esta forma lo pudiera administrar como es debido asì como encargarse de la conservaciòn y al cuido de nuestros difuntos.
Tenemos muchos cementerios donde el verde brilla por su ausencia,-- las paredes son altas como si de càrceles se tratasen.Son cemente-
rios tràgicos y tristes.Muchos de ellos estan divididos.Una parte donde las paredes interiores crecen y buscan el cielo.Con letras y nùmeros que marcan el lugar donde se encuentra enterrado el ser querido.
A veces el ser querido esta enterrado en el nicho nùmero tal de la quinta linea de dicha pared.
Cuando el familiar llega a visitar el nicho, suele inclinar la cabeza hacia arriba queriendo mentalmen- te de alguna forma contactar con el ser querido.
Si es un dìa de verano y el nicho està cubierto es decir protegido con cristales, el sol pega y bri- lla pudiendote quedar ciegos por unos instantes.A veces necesitamos gemelos para verla pequeña foto que el marmolista gravò en la làpida.Quizà podàmos trepar por una escalera y con un esfuerzo podamos llegar al pequeño jarròn y asì depositar a nuestro ser querido un pequeño ramo de flores.
Y si miramos hacia la otra parte del cementerio veremos las tumbas y las esculturas.Muchas de estas queriendo imitar las de Miguel Àngel Buonarroto.Otras no tan lujosas pero si con espacio suficiente como para depositar un buen ramo de flores.Aunque desgraciadamente todas estàn cubiertas de hormigòn y cemento.
Si el familiar quiere sembrar un pequeño rosal ora otro arbusto en memoria del difunto no se puede hacer ya que como anteriormente digo solo hay cemento.
La iglesias deberìan de estar provistas de unos guardarropas para que cuando los fieles llegasen pudieran colgar aquellas prendas de abrigo.Unos salones donde los familiares mas allegados
despues de despedir a los demas asistentes al entierro los familiares pudieran sentarse ,tomarse un tè ora cafè con unas pastas ora bocadillos y honrar al difunto.Que una pequeña cucharilla de cafè hiciera un !clinc! al pegar contra el vaso de cristal ora la taza para que todo los presentes dejen de conversar y asì de esta forma dar un pequeño discurso en honor y honra del difunto.
Par esto y para otras actividades (bautizos,comuniones etc)las iglesias debieran de tener unos salones anexos,así como las respectivas oficinas de administraciòn.Que al no encontrarse lejos del camposanto pueden mantener la vigilancia de èste.
Los cementerios debieran de crecer en extensiòn y no en altitud.Mi abuela,que en paz descanse solìa decir que los nichos eran nidos de grillos.
Cuantas veces en los entierros el gasto de flores es enorme y no pràctico ya que no hay sitio donde ponerlas.
Cuando se pone el anuncio en la (prensa)anunciando el dia del-- entierro se puede poner una nota diciendo " por favor piense en la Cruz Roja ora otra org/ fundaciòn".Esto hace que la persona que quiera en vez de mandar- flores ,ésta llama a la Funeraria y le ayuda a mandar la cantidad de dinero que tenia pensada en gastarse en flores a una org/ fundaciòn.Pudiendo ser tambièn de investigaciòn.
En el cementerio para aquellos familiares ausente deberìan de tener un servicio para plantar flores por encargo a las tumbas que los familiares ora el familiar- que por motivo de distancia nolo pudiera hacer personalmente.
Esto es un servicio con compensaciòn econòmica.!Claro está!
Resumiendo que nuestra iglesia esta anticuada y no sabe hacer valer sus recursos.
Un saludo,
Arturo/elpensador

Julio Merino dijo...

El temario es parecido al que me dieron a mí en catequesis en los 80, sólo que en vez de Dios, es el Estado de Derecho el que propugna los valores.
Ramón, se puede estar en contra de cualquier decisión del Gobierno, pero no querer imponer la suya propia y mucho menos ir contra las leyes, como ha hecho la Iglesia y el PP. Si quieren cambiarla lo tienen fácil: ganen las elecciones.

Lolo dijo...

Soy Maestro de la nueva escuela (acabo de finalizar la carrera) y aunque estos temas no se han tratado con especial énfasis durante nuestra formación como educadores creo que es una asignatura preciosa y que hará que muchos niños y niñas comprendan de una vez por todas en qué consiste un estado de derecho democrático, laico, igualitario, que no discrimine, etc. Los contenidos son básicos y la dificultad de la asignatura hace que con tan sólo atender en clase y repasar en casa se obtiene facil la nota máxima.
Más me parece a mí la actitud de viejos maestros y profesores que aunque enseñen muy bien dicha asignatura en sus contenidos y en sus procedimientos, la actitud hacia dichos objetivos y/o contenidos será la pica para que Educacion para la Ciudadanía sea un desastre.
¿Por qué no se estudia la implantación de ciertos docentes realmente capacitados, con otras dinámicas y otros métodos de enseñanza menos "tradicionales" para impartir Ed. para la Ciudadanía? Me refiero a los Educadores Sociales, ellos deberían estar de "lleno" en el seno de la Comunidad Escolar directamente implicada con los niños. Son un gran apoyo y un gran valor para cualquier centro.

Anónimo dijo...

La primera objeción que habría que poner al comentario es ya el título: "El buen ciudadano no nace, se hace". ¿Cuál puede ser el significado de ser un "buen ciudadano"?. En tanto no se desentrañe la polémica ya está viciada de antemano. Si queremos encontrar un mínimo sobre el que aceptar un acuerdo, propongo que se considere "buenos ciudadanos" a aquellos que pagan sus impuestos, no ensucian la vía pública innecesariamente, no agreden a ningún transeúnte si no es en legítima defensa, no sobrepasan al volante los límites de velocidad permitidos, no molestan innecesariamente a sus vecinos y se sujetan a los requerimientos de la policía municipal y de la Guardia Civil de tráfico. Tal vez puedan añadirse algunos ítems más pero seguro que en esto no será difícil lograr el tan venerado "consenso". Pero seguramente para ese viaje no eran necesarias estas alforjas: parece difícil justificar que unas normas mínimas de convivencia cívica deban convertirse en asignatura evaluable, más bien parece que tendrían que ser un contenido "transversal", conforme a la jerga moderna de los pedagogos. Ahora bien, el problema sobreviene en el momento en que la idea de ciudadanía quiere llenarse de contenido ideológico, y no en el sentido en que manifiesta sus temores la jerarquía eclesiástica sino otra clase de ideología hecha de retórica, lugares comunes muy necesitados de examen crítico y sobre todo palabras de significado equívoco y difícilmente discernible: y de eso, lamentablemente, es un buen ejemplo el artículo de Gregorio Peces-Barba tan encarecidamente recomendado: "la idea de persona centro del mundo", "la tolerancia", "la modernidad", "el progreso" son tópicos tan baratos y de tantos y tan variados significados, que antes de aceptarlos como algo que haya que inculcar a los alumnos habría que promover precisamente el estudio y la discusión sobre sus implicaciones y sobre las controversias que pueden originar. Pero leyendo las loas de Peces-Barba a la asignatura en cuestión me temo que los tiros no van a ir por ahí. Esas categorías que tan alegremente maneja Peces-Barba como algo que ya está fuera de discusión se han convertido en una nueva religión contra la cual debería volverse, precisamente, el espíritu crítico que tan incondicionalmente recetaba hace poco Fernando Savater en EL PAIS (¿Ciudadanos o Felifreses?). Pero, volviendo al inicio, si de lo que se trata simplemente es de inculcar entre los alumnos las normas cívicas que impiden que una sociedad se desintegre de la noche a la mañana en una lucha fratricida, este propósito no puede ser más ajeno al fomento del "espíritu crítico": muy al contrario, esas normas deberían ser aceptadas por los alumnos sin rechistar, sin espíritu crítico alguno, y solo así tiene sentido hacerlas objeto de "educación".

Por el contrario, si se quiere fomentar el "espíritu crítico", ¿ qué sucedería si se volviera de pronto contra los propios contenidos de la asignatura en cuestión?. Por ejemplo, contra la idea misma de "democracia". Lenin, Burke, Carl Schmitt, James Mill, Nietzsche, ¿serían expulsados del aula por poner peros e incluso abierta oposición, cada uno a su manera, a la "democracia"?. ¿Va a necesitar la "Educación para la Ciudadanía" que la democracia se convierta en ortodoxia no sujeta a discusión, al igual que una ciencia exacta?. ¿No se corre el riesgo de incurrir en el "wishful thinking" más estrepitoso? Hay indicios de ello: uno de los libros de texto que, según me cuenta un profesor de universidad, se prevén para esta asignatura, sostiene, entre otras cosas, que "los hombres odian la guerra" y esta solo es deseada por una "insignificante minoría". Y ello, a pesar de que la experiencia histórica nos enseña precisamente todo lo contrario. ¿Será preciso reducir una cuestión moral de primer orden como la guerra a ideologías tan baratas, exiguas y carentes del más mínimo rigor? ¿Será preciso, a fin de fomentar el tan encarecido "espíritu crítico", fomentar entre los niños el desconocimiento del mundo que les rodea?

Por supuesto, todas estas dudas solo tendrían sentido si la escuela, realmente, tuviese sobre los niños un poder digno de consideración. Por el contrario, aun a riesgo de ser tachado de "pesimista" (de acuerdo con el prejuicio largamente consagrado que convierte el optimismo en virtud necesaria)tiendo a pensar que la escuela ha fracasado hasta tal punto que esta asignatura pasará sin pena ni gloria como una "maría" más, perfectamente inútil dentro de la triste inutilidad de la propia escuela.

Un saludo

Juan

Elena Valenciano dijo...

Os recomiendo la Tribuna de Gregorio Peces Barba en El País:
En torno a la Educación para la Ciudadanía

Anónimo dijo...

Ésta asignatura recuerda a los tiempos de Franco

Anónimo dijo...

Sres! En toda sociedad civilizada hay normas y reglas para ayudar a las personas de un determinado pais a ser un mejor ciudadano.
Para un cierto sector de nuestra sociedad parece ser que les asustan las reglas y normas anteriormente mencionadas.

Si la palabra adoctrinar sinifica adquirir unos conocimientos de comportamiento ora còdigos en la sociedad en que vivimos. Pues llamèmosle adoctrinar.
Y si la palabra adoctrinar, quiere decir màs o menos bautizar a un individuo cuando todavia no tiene uso de razòn, ni mayorìa de edad, pues utilizemos tambièn la palabra adoctrinar.Aunque debido a la temprana edad de èste, no nos de tiempo de inculcarles las ideas y
conocimientos que queremos.
Como veràs España como cualquier pais civilizado tiene que tener sus còdigos de comportamientos.
A nosotros los españoles no nos da miedo el gritar.Entramos en una cafeterìa donde hayan muchos clientes y si nos centramos en lo que escuchamos parece ser que sòmos perros ladrando y lo consi- deramos normal.
Si por ejemplo un Sr.que viene de
Suiza entra en la cafeterìa. con toda seguridad el citado Sr.se quedarà poco tiempo en ella .Sus conocimientos de comportamiento le està diciendo marchate, èste no es tu sitio.

Hay situaciones donde el amigo ora persona conocida que llega ora tropieza, te saluda te mira a la cara y todo lo hace tan cerca de tì, que para algunas sociedades no tiene importancia pero para otras pues si la tiene.
Por ejemplo, para cualquier sueco sea del nivel cultural que sea te va exiguir"su revir".Que esto es màs o menos el mantener una distancia entre medio metro/un metro entre ambas personas.
Quiere decir con esto, que si no conocemos su còdigo de comporta miento, puede ser que le estemos poniendo en una situaciòn inco- moda.
Con ello quiero decir que la asignatura"Educaciòn para la ciuda danía".Es una asignatura que hace mucho, mucho tiempo que existe en muchos paises europeos.
Por ello no le tengamos miedo.Y aprendamos todos a ser mejores ciudadanos españoles de "ESPAÑA".
Arturo /el pensador

matematico dijo...

Asignaturas como educacion para la ciudadania son totalmente innecesarias, pues el hecho de estar educandose lleva implicito la adquisicion de los habitos que se pretenden inculcar con dicha asignatura. TODO LO DEMAS ES POLITICA

Diego Cruz dijo...

Va a ser una gran asignatura, muy necesaria para la sociedad en la que estamos inmersos. Hace unos días, en El País, Gregorio Peces Barba volvió a escribir un excelente artículo sobre ello. Los detractores, como siempre, los de la fotografía que encabeza tu post, pero también lo hicieron con el aborto, el divorcio, etc, siempre en las antípodas de la sociedad en la que viven o vegetan.
Un abrazo Elena.

Anónimo dijo...

TODO LO DEMÀS ES POLÌTICA, y cuando las religiones se meten en el terreno polìtico de los Estados.
Podemos decir decir que son --- "RELIGIONES POLITIZADAS"

El pensador/Arturo

Serch dijo...

Como licenciado en Ciencias Políticas y Administración creo que somos los politólogos y sociólogos quienes mejor preparados estamos para impartir Educación para la Ciudadanía porque en nuestra carrera abarcamos materias relacionadas con la Sociología, el Derecho, las Administraciones Públicas, la Historia y, por supuesto, las diversas teorías y formas políticas. Espero que nuestra flamante Ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, a la sazón politóloga recapacite y nos habilite a sus colegas para ejercer como profesores tras pasar las correspondientes pruebas, claro. El mismísimo Peces-Barba ya advirtió que la idoneidad y la preparación de los profesores de esta asignatura es clave para conseguir los objetivos marcados, aunque claro, él también veía a los filósofos aptos para impartirla, "cada uno barriendo para su casa".

Anónimo dijo...

Como siempre que deambulo por algunos de los blogs autodenominados democraticos y progresistas, confirmo nuevamente que cualquier persona que no comparta vuestra idea de lo que es el progreso y el modelo de sociedad, es automaticamente tildada de retrograda, antidemocratica, fascista, etc.
La discrepancia con vuestro modelo, de cual debe ser la forma adecuada en la que una persona se enfrenta a la vida, supone automaticamente la exclusión de la zona correcta y democratica.
Os diré por ejemplo, que en mi casa, consideramos que la homoxesualidad es una distorsión de las reglas normales de la naturaleza, que Fidel Castro es uno de los peores dictadores que existen sobre la tierra, que el comunismo y el socialismo han sido la plaga del mundo durante el siglo XX (muchos millones de muertos y hambrientos lo avalan)., etc.
Supongo que todo esto sonara sacrilego a vuestros democraticos oidos, pero es la vision que yo tengo del mundo, y la que quiero inculcarle a mi hijo, y no estoy dispuesto a consentir que papá estado, se encargue de modelar en mi casa la forma de pensar de nadie de la familia. Y ademas, reclamo y exijo mi derecho a pensar como me de la gana. Como buen ciudadano, acataré las leyes y normas que nuestro parlamento dicte, pero de ahí a pensar que todas son maravillosas va un abismo.
Por cierto, entiendo que la Iglesia catolica sea el blanco de vuestras iras, ya que son los primeros en defender la libertad de pensamiento del hombre. ¿No os dais cuenta que cuando hablan en contra de esta asignatura no lo hacen para vosotros, sino para la gente que comparte sus ideales y su forma de pensar?. En ningún momento han reclamado otra cosa, que el derecho de los padres católicos a educar a sus hijos y a no aceptar la imposición del estado sobre su forma de pensar.
Lamentablemente, lo unico que haceis al atacar a todo el que piensa de modo distinto, es mostrar vuestro miedo a ejercer vuestra libertad y responsabilidad como padres, abdicando en el estado la formación moral de vuestros hijos.

Anónimo dijo...

Los discursos pobres son los de la gente que argumenta que se debe estar a favor de la asignatura porque el pp o los obispos están en contra. Decía Elena Valenciano que nadie encontraría en ningún libro o manual de dicha asignatura nada que vaya en contra de las leyes, la constitución o los valores democráticos que en España se defienden. Ahí van algunos fragmentos de libros de Educación para la Ciudadanía:

En el temario nos encontramos con epígrafes como Ciudadanía y proletarización, Incompatibilidad entre parlamentarismo y capitalismo, Las dos grandes mentiras de la sociedad capitalista, Lo que haría supuesto un "comunismo democrático" o Capitalismo y supervivencia.


Desde que Oriana Fallaci, tras el 11-S, dio el pistoletazo de salida para dejar de morderse la lengua y ser racista sin remordimientos, la filosofía de los halcones del Pentágono ha ido siendo cada vez más aplaudida por personajes como –por citar casos españoles– César Vidal, Jiménez Losantos o Gabriel Albiac, quienes, por ejemplo, han "argumentado" contra el presidente venezolano Hugo Chávez llamándole "negro", "gorila" y "chimpancé", y contra el presidente boliviano Evo Morales llamándole "caracastaña". Pero estos racistas militantes no encontrarían tanto eco y audiencia, tantos medios públicos a su disposición, tanta tolerancia y tanta impunidad, si sus palabras no cayeran sobre una sociedad que ya está ideológicamente enferma y moralmente corrompida.


De Savater y Habermas se dice que colaboran "eficazmente para sentar los pilares filosóficos y morales del nuevo racismo contemporáneo"

"los verdugos" prepararon "la transición" para votar a los que "Franco había dejado vivos"


las chicas deben perder "la virginidad" antes del matrimonio para evitar "tradiciones machistas".


También dice que los oyentes de la COPE son una parte de la sociedad "ideológicamente enferma y moralmente corrompida"


Entre otras perlas, estos autores, aseguran que la Guerra de Irak fue culpa, entre otras cosas, de "la inestimable colaboración de nueve millones de españoles votantes del PP" a quienes responsabiliza de haber "matado directamente a 200.000 civiles, a más de 2 millones de personas, de haber alentado una guerra civil" o de haber "torturado sistemáticamente".


Ahora os toca dar argumentos de verdad a los que defendeis la asignatura para que no haya niños que tengan que estudiar con el libro de la editorial AKAL. Y ya que estamos en zona del gobierno¿visto lko visto y si de verdad defendeis que en esta asignatura se den los valores que antes describiais, vais a proceder a retirar este libro o se hará un ejercicio de "cintura política"?