martes, 5 de febrero de 2008

"Despachando" en Bruselas

Son las 9 de la mañana y en 3 horas cojo un avión así que, el café, lo tomo con mi equipo en la oficina. No hay tiempo para más...
Lo primero es echar un ojo a la prensa, después vemos cómo promovemos que en el próximo pleno la Eurocámara denuncie la condena a muerte del periodista afgano. A continuación, ultimamos los detalles de la exposición "Mujeres maestras", que organizamos a finales de febrero; preparamos una pregunta a la Comisión sobre el cierre de una revista en Irán y cerramos el comunicado que lanzaremos con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina.

Esta tarde, sigo en Madrid….

4 comentarios:

Alejandro dijo...

Elena,
Lo apasionante de una vida no es solo lo que hagas, sino la constancia y el empeno que en eso pongas...
Animo hasta el fin de campana,

anacletobulsara dijo...

Se te va a echar de menos por Bruselas, Elena.

A pesar de las importantes diferencias ideológicas que nos separan, eres una persona que trabaja, y que lucha por lo que cree. Y yo es lo admiro y lo valoro.

A ver cómo te va por Madrid.

¿Podemos jugar a las quinielas? Si gana el PSOE te veo de ministra. Si gana el PP, de portavoz en el Congreso. Y quién sabe si en 2012 en lugar del eslogan Z, vemos el eslogan E, jejeje.

Saludos

Alejandro dijo...

No soy nadie para hacer una quiniela en tal sentido, per vamos, Elena, como militante joven y apasionado de la politica -y seguidor de tu carrera-, creo que tienes un gran perfil, mucho carisma, mucha fuerza, muchas calidades...como muchas otras personas, te veo en el Gobierno...

No te veo de portavoz en el Congreso, puesto que, tengo muy claro que Espana es positiva, y por tanto apoyara nuestras listas, apoyara las tareas que Zapatero ha realizado...La sociedad espanola confia en el PSOE

Ir de 9 por Madrid es un privilegio que no todo el mundo tiene...tu sin embargo lo mereces...

Suerte y animo con la campana !!

Anónimo dijo...

Elena es que tienes que ser ministra, me inspiras una confianza enorme.